El casorio

 

¡¡¡HOLA!!

Una pequeña historia, en un rato de ociosidad…

EL CASORIO

Por NeoCórteX®

…Y una vez más, después de 33 años de esperar por fin llegó el matrimonio para él…

Todo sucedió en la fiesta de cumpleaños de su amigo Raúl.
Después de 4 cervezas y 2 Tequilas, se armó de valor para hablarle a Sara, una jovencilla de escasos 25 años, ojos azules, pelo color castaño claro, alta, labios carnosos cual ángel caído del cielo.
Después de 20 minutos de mirarle, ser armó de valor dando un golpe en la mesa y diciendo: "¡Vamos por ella!".
Con los sentidos un tanto alcoholizados y un poco mareado, se acercó a ella, la cual miraba constantemente hacia la entrada del bar.
Sentándose en una silla al lado de la barra y diciendo: "¿Te puedo acompañar?", fue la forma en que nuestro amigo rompió el escaso hielo de la conversación.
Sin si quiera pronunciar una palabra la chica, nuestro héroe sintió una pesadez en el hombro, ¡no!, no era el efecto del alcohol, si no una fortachona mano de un hombre de escasa estatura: 1.95, de nombre Paul, el cual es instructor de pesas con  grave problema Celotipia.
Diciendo estas tiernas palabras: "¿A ver pendejo qué le estás viendo a mi chica"?
A lo cual nuestro valiente amigo contestó con gran coraje y bravura: "¡No!, sólo le estaba pidiendo una dirección”.
Sara reprochó: “Sí, me estaba invitando a su departamento, ¿porqué tienes que ser siempre tan celoso?”
Sara tomó del brazo a nuestro hombre y lo jaló hasta la entrada; lo cual hizo encolerizar al fornido novio.

A un metro de la entrada del bar, alcanzó a ver cómo un puño se alejaba y se acercaba a su cara.
Sara, decidiendo entre un pobre borracho tirado en medio de la acera y su celoso pero bello novio dijo: “¡Paul, espérame, sólo era una broma!
En el suelo sin nada porqué levantarse, es como vio unos bellos zapatos color rojo y a una modesta chica que le levantó y le dijo: “¿Estás bien?”…
Y así es como nuestro amigo René descubrió el amor, en un momento poco oportuno y en un lugar inapropiado.
3 meses después se celebró la boda, invitaron a Sara y a Paul, el cual golpeaba en promedio a 3 personas a la semana y terminó golpeando al mesero que servía canapés a la concurrencia, sólo por decir: “¿Gusta otro canapé señorita?”

Por fin René se casó y todos vivieron infelices para siempre.

GRACIAS.

 

http://www.finetune.com/player/FineTuneShell.swf?autoplay=true&playlist=p1301028elrincondelguitarrista.spaces.live.conm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mis historias... *.*. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El casorio

  1. Unknown dijo:

    HOLA, ESTÁ BUENISIMO TU BLOG, ME GUSTO MUCHO, Y POS DELAS RESPUESTAS QUE DEJASTE EN EL ACERTIJO DE MI BLOG, UNA DE ELLAS ES LA CORRECTA, EL PROXIMO MARTES LA PUBLICARÉ, SALUDOS Y HASTA PRONTO.

  2. Mario dijo:

    Lo mas chido de todo fue el final de que vivieron infelices

  3. Jasiel Salim dijo:

    jeje ke onda me gusto mucho tu space jeje esta mu chido eh creelo jeje y sobretodo me gustaron muchos los rompekbezas jeje tan muy padres ,tanto ke me anime hacer unos y ponerlos en mi space jeje spero ke no t moleste jeje bueno bye sigue modificando tu space jeje

  4. Unknown dijo:

    Se ve que le dedicas mucho tiempo a tu espacio. Saludos

  5. jimena dijo:

    despues de mucho tiempo, pase por aqui
     
    besos de mar
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s